Erosión

Erosión

Con las actuaciones para el control de la erosión conseguiremos frenar su crecimiento, rellenar y restaurar el terreno permitiendo el flujo de agua de manera controlada

Satisfacción 100% garantizada. Somos especialistas en control de la erosión

En las zonas de mayor caudal y velocidad del flujo se producen acarcavamientos y erosión de las márgenes, especialmente en los arcos de erosión o márgenes exteriores de los meandros del cauce. Con las actuaciones para el control de cárcavas conseguiremos frenar su crecimiento, rellenar y restaurar el terreno permitiendo el flujo de agua de manera controlada por una sección de cauce consolidada y estable. El espaciamiento óptimo entre los diques de retención ejecutados reducirá la velocidad del agua, estabilizará la cárcava y posibilitará el flujo de agua de forma controlada.

Detalle de espaciamiento y sección hidráulica de albarradas o muretes de retención.

600-127-Bardon-Diques

Con la construcción de escolleras de protección se controla la erosión de márgenes en puntos donde peligren las instalaciones. En el caso de protección de áreas concretas frente al desbordamiento del cauce es necesario elevar la margen con una mota de terreno natural, fácilmente erosionable en caso de producirse avenidas extraordinarias, por lo que también en este caso la protección de la misma con escollera colocada es una solución técnica y económicamente óptima.

Por otro lado, en las zonas de menor pendiente donde el flujo alcanza menores velocidades se produce un proceso de sedimentación o depósito de los acarreos erosionados aguas arriba. En estas zonas se debe de aumentar la velocidad del flujo mediante encauzamientos que disminuyan la longitud total y que por lo tanto aumenten la pendiente, o mediante revestimientos con materiales como el hormigón de menor rozamiento que el terreno natural. La excavación o reapertura de la caja del cauce en dichos tramos asegura el correcto drenaje de la escorrentía pero requiere de mantenimiento por el inevitable depósito de acarreos que se produce especialmente en grandes avenidas.

330-132-medioambienteLa ejecución de obras hidráulicas puede ir acompañada de una plantación de vegetación de gramíneas, leguminosas o setos, en función de las necesidades. En general, la cubierta vegetal produce un efecto de disminución de la velocidad de la escorrentía superficial por interceptación de la misma y aumenta la infiltración, evitando la erosión superficial y laminando las avenidas en los cauces asociados. Es importante indicar que cualquiera de estas opciones requiere un mantenimiento o de lo contrario la inversión realizada para su implantación será improductiva. La edafología y clima de la zona, con largos periodos muy secos, unidas a las características propias de la explotación, ajena a la actividad agrícola, no permiten garantizar un correcto funcionamiento de este sistema. Si la empresa gestora de la planta se compromete a mantener estas cubiertas vegetales se consideraran nuevas plantaciones o hidrosiembras en los márgenes de las zonas erosionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>